fbpx
logo

Pía Fernández, creadora de Estrategias Legales para personas creativas con negocios digitales.

. Política de privacidad

. Términos y condiciones

. Descargo de Responsabilidad

. Política de Cookies

pia@piafernandez.net

Chile ©2020 Pía Fernández® - Todos Los Derechos Reservados.

pia@piafernandez.net

Creado por Pía Fernández.

 

NO A TUS MERAS IDEAS, SÍ A TUS MARAVILLOSAS CREACIONES.

Uno de los errores más comunes de las personas altamente creativas es creer que sus ideas de negocio, metodologías, cursos, programas y demás contenidos o productos que elaboran y que nunca llegan a ver la luz, pueden ser exclusivamente ejecutados por ellos.

Es decir, en algún momento caen en el error que de alguna forma ellos son los “dueños y señores” de esas maravillosas ideas y que nadie las puede reproducir o crear algo similar o parecido a ellas.

Sin embargo, la realidad es muy distinta, pues por más que se piense y se inviertan horas, días y meses en desarrollar una idea, si ella sólo queda en tu “fuero interno”  y no se plasma en una creación concreta o dicho de otra forma, si ella no se expresa de una “manera particular”, entonces lamentablemente no podrá contar con protección legal.

 

EL ESTADO DE TU CREACIÓN: IDEAS GENERALES, IDEAS DESARROLLADAS, PIEZA DE CREACIÓN CONCRETAS.

Un ejercicio práctico para aterrizar lo indicado y comprender el grado de derecho que tienes sobre tus ideas, es clasificarlas según el estado de tu creación.

De esa forma, ya sea que tu idea sólo esté en tu mente como “una idea general”o bien, ya hayas invertido cierto tiempo en “desarollar esa idea”, ya sea que hayas tomando un par de notas y ya tengas algunos lineamientos avanzados, por regla general, en ninguno de esos casos podrás impedir que otro realice esa misma idea.

Luego, si por el contrario has plasmado esa idea en una pieza de creación original y concreta, entonces ahí cambia el color del asunto.

 

CREA UNA OBRA ORIGINAL Y CONCRETA

Expliquemos esto de “una pieza de creación original y concreta” con un ejemplo muy sencillo y cercano para que no quede ninguna duda sobre este error super frecuente.

Ejemplo: Imaginemos que tienes “la idea de hacer un curso o un libro de cocina, con recetas tradicionales, famosas, exquisitas y reconocidas de tu país”.

Por más que se trate de una idea tan atractiva como ésta; llena de valor intelectual, rodeada de creatividad y por su puesto con altas posibilidades de que sea un gran éxito, en principio, NO podrá gozar de protección legal y tampoco podrás acceder al reconocimiento de que tú eres el autor de ella; porque…

¡Sólo se trata de una idea!, es decir, sólo de un concepto abstracto.

Y es lógico que así sea, pues ese pensamiento, esa intención, aún está en el “mundo de las ideas” y eso quiere decir que aún esa idea le pertenece a todo el mercado o a toda la humanidad, por decirlo de alguna forma y por tanto, NADIE puede adueñarse de esa idea, porque nos pertenece a todos.

Muy distinto será entonces, si te pones a escribir un manual, a grabar videos, un libro o bien, creas recetas puntuales y originales de la cocina de tu país.

Ese caso es muuuuuyyy distinto, pues ¡Tu idea se ha transformado en una creación efectivamente concretada. Con patas y cabeza!

Entonces, la moraleja de este post para aprender a proteger tus ideas, es crear una obra original y concreta, pues sobre ella sí podrá existir protección legal.

Esto es muy importante que se entienda desde el primer día, pues ello te ahorrará pérdida de tiempo en creer que un tercero “te esté copiando”  o imitando a nivel 10.

Y así evitarás también sufrir episodios de enojo, desilusión y desembolsar recursos económicos para que un agente jurídico te quede mirando, confirmándote que no procede la vulneración de derechos en ese caso y por tanto, confirmándote que no hay nada que hacer.

Entonces, recapitulando y volviendo a nuestro ejemplo de tu idea de recetas de cocina, aplicando todo lo dicho, concluiremos que sí podría existir protección legal  “hipotéticamente” respecto del manual que hubieras creado, los videos que hayas grabado, el libro que hayas escrito o bien, sobre las recetas puntuales que hayas redactado, y por el contrario, no podrá existir copia sobre “la idea de hacer cualquiera de esas obras” porque:

Aún no existe. Aún está en tu mente. Aún no se ha plasmado en una pieza original y concreta.

Y esto es así, porque es plenamente legítimo y legal que otra persona también “use una idea similar” y la aterrice “a su manera”, con una visión distinta a la tuya; atravesando su propio proceso creativo y original.

 

5 RECOMENDACIONES BÁSICAS PARA PROTEGER TUS IDEAS

Entonces, para concretar y darte algunos consejos básicos que tengas presente cuando estés creando, te comparto  5 recomendaciones para ayudarte a proteger tus ideas de negocios, metodologías, cursos y demás contenidos:

  1. Si tienes una idea, aterrízala en una pieza de creación concreta.
  2. Atraviesa tu propio proceso creativo con un resultado original.
  3. Evita sólo reproducir datos o imitar un contenido o metodología.
  4. No inviertas tiempo y recursos económicos en pensar que alguien te está copiando sólo una idea.
  5. Acepta el hecho que un 3º también tiene derecho a desarrollar tu misma “idea general o desarrollada”, atravesando su propio proceso creativo, pues no se trata de tu obra. Se trata sólo de una idea.

Espero que sea de enorme utilidad este post. Recuerda que si te quedan dudas o bien quieres avanzar en la protección de esa pieza de contenido o metodología que ya has concretado, podemos vernos siempre en nuestras sesiones de “Asesorías de protección de contenidos digitales”.

Saludos y el mejor de los éxitos.

Pía.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies (ver política de cookies), pulse “ACEPTAR” para continuar navegando y mejorar su experiencia.

ACEPTAR
Aviso de cookies